Agenda Defunctorum de Juan Vásquez

El hecho de que la Agenda Defunctorum permanezca prácticamente desconocida tiene seguramente que ver con el éxito de que gozó en vida la abultada obra profana compuesta por Juan Vásquez (c.1500 – c.1560), así como la monumentalidad de la Agenda y el hecho de ser su única obra religiosa conservada. En efecto, la Agenda Defunctorum es el ejemplo más completo que poseemos de música exequial en el Renacimiento español y, en este sentido, representa su cumbre al incluir tanto el oficio como la misa que componen la liturgia de difuntos. Sin embargo, esta misma circunstancia hace que la obra resulte ininterpretable e ininteligible en una versión de concierto a menos que se realice una selección de entre sus tres partes fundamentales. Y es que la Agenda Defunctorum, además de la misa, usual en todo este período, es una de las pocas que incluye los Maitines y los Laudes con pretensiones de desarrollar el oficio de difuntos en su totalidad. Con el objetivo de mantener las posibilidades expresivas de la obra, el Grupo Vocal In Hora Sexta, basándose en la autorizada transcripción de Samuel Rubio, ha contado con el asesoramiento de José Sierra Pérez, Catedrático del Conservatorio Superior de Música de Madrid para la elaboración de este programa.

El servicio sigue de cerca el ejemplo de Cristóbal de Morales, con el que seguramente Vásquez coincidió en Sevilla y al que se reputa como introductor en España del modelo de la misa de réquiem. Para desarrollar la Agenda, Vásquez tomó los textos del Officium Defunctorum pertenecientes al Liber Usualis. Los textos que no usó para música a voces se incorporaron como canto llano, por lo que la primera edición de la Agenda Defunctorum incluye tanto la polifonía como el canto gregoriano. Es más, la alternancia entre ambos, rasgo habitual de toda la música religiosa de este período, no quita protagonismo al último, pues, aunque en la misa predomina la escritura a voces, casi todos los episodios polifónicos de la Agenda están basados en alguno de los temas del canto llano. En cuanto al estilo, la mayor parte de la obra, cuando no se trata de canto llano, está escrita para cuatro voces (soprano, alto, tenor y bajo). En las partes a voces, Vásquez hace uso alternativamente del estilo homofónico y del estilo polifónico con sencillez y maestría.

Programa
Agenda Defunctorum de Juan Vásquez (c.1500 – c.1560)

Ad matutinum
Invitatorium

Ad missam
Introitus: Requiem aeternam
Psalmus: Te decet himnus
Kyrie-Christe-Kyrie
Graduale: Requiem aeternam
Versus: In memoria aeterna
Tractus: Sicut Cervus
Offertorium: Domine Jesu Christe
Sanctus
Motectum: Sana me Domine
Agnus Dei
Antiphona: Absolve, Domine
Responsorium: Libera me, Domine
Requiescant in pace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *