Música y renovación espiritual en el siglo perdido: entre la comunidad y la intimidad. Francis Poulenc y Hugo Distler

Francis Poulenc, nacido en París en 1899, heredó el profundo amor a las artes de su madre y la devoción católica de su padre. Esta dicotomía jugaría un papel importante en una gran parte de sus creaciones musicales, así como la influencia de Jean Cocteau y Erik Satie.

En 1920, y por comparación con el grupo de los cinco compositores rusos, Cocteau incluyó a Poulenc en el llamado “Grupo de los Seis”, que lideraría Satie. Quizás por su juventud y por no demostrar un determinado estilo, fue el compositor cuya música seguía las líneas estéticas predicadas por Cocteau: conciso, áspero, de música fácilmente accesible y con melodías enfatizadas por encima de la armonía y el contrapunto. Su fe católica y la repentina pérdida de un gran amigo, el compositor Pierre Octave Ferroud, le hicieron dedicarse intensamente a la música religiosa.

Sus composiciones religiosas se caracterizan por la calidez, el misticismo, el sentido de lo sencillo, el balanceo de algunos acordes, las falsas relaciones armónicas, la serenidad y sobre todo la espiritualidad. Los cuatro motetes de Navidad fueron compuestos entre 1951 y 1952.

Hugo Distler, nacido en Nüremberg en 1908, se formó en el Conservatorio de Leipzig. Desde 1931 a 1937 dirigió y tocó el órgano en la Iglesia de St. Jakob de Lübeck y en 1941 ya era profesor de composición y órgano en la Escuela Superior de música de Berlín. Sufrió el horror de la Segunda Guerra Mundial y ante la persecución y desaparición de muchos de sus compañeros y amigos, y la obligación de enrolarse en las filas del ejército alemán, decidió suicidarse a los 34 años. Sin embargo, a pesar de su breve carrera, contribuyó de forma clave a la renovación de la música protestante alemana posterior a la Primera Guerra Mundial, que retomó no solo el plano instrumental sino también la música coral.

Su música vocal se orienta y adapta a las posibilidades de la voz humana mientras que sus raíces se inspiran en el uso de escalas pentatónicas y modos griegos, y en la música del Renacimiento y el Barroco para crear un lenguaje claro y accesible.

Música y renovación espiritual en el siglo perdido:
entre la comunidad y la intimidad.
Francis Poulenc y Hugo Distler

Programa

PRIMERA PARTE: POULENC
Quatre motets pour le temps de Noël

– O Magnum Mysterium
– Quem vidistis pastores dicite
– Videntes Stellam
– Hodie Christus natus est
SEGUNDA PARTE: DISTLER
Chorsätze zur Weihnachten

– Lobt Gott, ihr Christen alle gleich
– Es ist ein Ros entsprungen
– Von himmel hoch, o Englein, kommt
– Den geboren hat ein’ Magd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *