Programa: Ecos de la generación del 27

¿Hubo un grupo de compositores del 27 como en las letras?

¿Qué respiraba la música coetánea a la Generación del 27?

¿Tenía también ese sentido de modernidad?

Junto a la frescura de Lorca, Alberti o Aleixandre hubo una pléyade de grandes músicos, cuyo legado quedó prácticamente arrasado con la Guerra Civil y su posterior dispersión y olvido.

En noviembre de 1930, el compositor Gustavo Pittaluga leía en la Residencia de Estudiantes de Madrid el Manifiesto de los Ocho, grupo cuya finalidad era combatir el conservadurismo en la música, en un espíritu similar al del parisino Les Six («Los Seis»).  Estaba compuesto por Ernesto Halffter y su hermano Rodolfo, Juan José Mantecón, Julián Bautista, Fernando Remacha, Rosa García Ascot, Salvador Bacarisse y Gustavo Pittaluga.

Paralelamente, en Cataluña también surgen grandes nombres, agrupados en el denominado grupo de Compositores Catalanes Independientes de Barcelona, formado por Frederic Mompou, Robert Gerhard, Agustí Grau, Joan Gibert Camins, Eduard Toldrà, Manuel Blancafort, Baltasar Samper y Ricard Lamote de Grignon.

El ideal estético de ambos grupos pretendió alejarse de lo neorromántico y nacionalista, que consideraban anacrónico y agotado. Tomando algunas pinceladas del impresionismo de Debussy, puede enclavarse en la estética Neoclásica, esa vuelta a las formas clásicas tras la revolución de las  vanguardias de la Segunda Escuela de Viena (atonalismo y dodecafonismo de Schönberg). Es la idea del Stravinsky de Pulcinella, pero bebiendo en fuentes más castizas, como Manuel de Falla, el Padre Soler o incluso la zarzuela barroca.

En general la obra de estos músicos es una amalgama que refleja fielmente las convivencias folclóricas, barrocas, vanguardistas y surrealistas de los poetas de la generación del 27. A pesar de que muchos de los integrantes tuvieron que exiliarse, fueron asesinados como el caso de Antonio José o simplemente dejaron de componer (como Mantecón o Remacha) y  además fueron criticados por los músicos más tradicionales por querer ir al paso de las vanguardias europeas, los fundamentos musicales que crearon tuvieron continuidad en la Generación del 51.

En este repertorio incluimos obras tanto profanas como religiosas de Joaquín Rodrigo, R. Lamote de Grignon, Blancafort, Mompou, Thomàs, Remacha, Rodolfo Halfter, Bacarisse, Padre Donostia, Antonio José y Pau Casals.

Esperamos que lo disfrutéis tanto como lo hemos disfrutado nosotros durante el montaje. Presentado el pasado 24 de Junio de 2018 en la Friedenskirche de Madrid, volveremos a interpretarlo en diversos conciertos a vuelta de verano. Os mantendremos informados de fechas y horarios.

¡Buen verano a todos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *