Officium Defunctorum de Tomás Luis de Victoria

Tomás Luis de Victoria escribió su Officium Defunctorum de 1605 en Madrid, con motivo de los funerales ofrecidos por la emperatriz María de Austria, fallecida el 26 de febrero de 1603, y para quien el músico abulense había servido como capellán privado desde 1587. Las exequias tuvieron lugar tres semanas después del fallecimiento y no parece probable que Victoria compusiera una obra de tal magnitud en tan poco tiempo. Dos meses después, la Compañía de Jesús, de quien la emperatriz fue benefactora, celebró unas solemnes honras fúnebres en su honor en la iglesia de San Pedro y San Pablo de Madrid. Es muy probable que elOfficium fuera interpretado en esta ocasión ya que el músico había mantenido una estrecha relación con la Compañía desde 1565 y no parece probable que su talento fuera pasado por alto en una celebración en la que no se escatimó ningún gasto.

El Officium Defunctorum es brillante en sí mismo por lo poco que en él hay de artificial. No recurre a los adornos frívolos o al contrapunto virtuosístico practicado por los compositores flamencos de la época. En esta obra todo fluye con una sobria pero elegante naturalidad. La música está al servicio del texto, tal y como había quedado promulgado en el Concilio de Trento unos años atrás; sin embargo no es tanto al texto que habla de la muerte al que se le pone música sino al que hace vislumbrar la resurrección.

Para la composición de su Officium Defunctorum el músico abulense recurrió a las partes del común, Kyrie, Sanctus-Benedictus y Agnus Dei, y a las partes del propio de la missa pro defunctis, Introito, Gradual, Ofertorio y Comunión. Además incluye otras tres partes no pertenecientes a la misa aunque sí relacionadas con otros momentos de la liturgia mortuoria: la lección de maitines Taedet est animam meam,el motete Versa est in luctum y la absolución del cadáver después de la misa.

Officium Defunctorum de Tomás Luis de Victoria

Programa

Primera Parte:

Lectio II ad matutinum: Taedet animam meam

Missa pro Defunctis
– Introitus: Requiem aeternam
– Kyrie eleison
– Graduale: Requiem aeternam
– Offertorium: Domine Jesu Christe
Segunda Parte:

– Sanctus et Benedictus
– Agnus Dei
– Communio: Lux aeterna

Motectum: Versa est in luctum

Responsorium: Libera me, Domine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *