IHS en Concierto: Landscapes

Volvemos a la carga con un aperitivo de lo que será nuestro nuevo repertorio Stand and stare, que estamos seguros que os gustará tanto como a nosotros.

A este proyecto le hemos llamado Landscapes y daremos dos conciertos del mismo. En esta ocasión el acceso será con aportación voluntaria hasta completar aforo.

¡Os esperamos!

Os dejamos unas reflexiones sobre Landscapes.

“Landscapes” significa “paisajes” en lengua inglesa. ¿Qué actitud tomamos ante la visión de un paisaje? ¿Qué sugiere a nuestros sentidos?

Hoy en día millones de personas suben millones de paisajes a diario en sus perfiles de redes sociales, sin apenas dejar que sus retinas se empapen de ellos.
¿Saboreamos cada paisaje con todos nuestros sentidos de manera delicada, o los consumimos de forma compulsiva y sin sentido, sin dejar que la belleza sea capaz de traspasar el zaguán de nuestros ojos y oídos?

En este concierto In Hora Sexta te ayudará a que te inclines por la primera opción, sugiriéndote un viaje reposado por diferentes paisajes soñados de la campiña inglesa. Para ello te ofrecemos algunas piezas de polifonía de autores ingleses del Renacimiento y otras de autores también ingleses, pero mucho más cercanos en el tiempo a nosotros.

No, no esperes ninguna historia oculta en esta sucesión de piezas. Solo oír y mirar diferentes sugerencias, pinceladas, sensaciones, con la tranquilidad del que viaja sin ir a ninguna parte y sin tener que rendir cuentas al guardián del Tiempo.

La curva de tensión típica en una novela, una película, incluso en el movimiento de una sinfonía, suele muchas veces seguir un perfil en el que, comenzando por la calma, se va planteando poco a poco la tensión y el conflicto, que ganan intensidad de manera exponencial, hasta que se llega al clímax y la tensión se resuelve cerca del final, llegando a una nueva calma transfigurada en una nueva visión.

No esperemos que el orden y la gradación de piezas de este concierto sigan este patrón, buscando el finale brillante y jubiloso. Por el contrario, la pequeña tensión en esta sucesión de paisajes se produce levemente hacia su mitad, con las piezas de Weelkes “When David Heard”, que culmina la primera parte y con “Eternity” de Rubbra con la que comienza la segunda parte. A partir de ahí todo se hace más liviano, se relaja, se difumina, hasta culminar en la paz de la nada, en donde un mínimo cambio armónico es una eclosión de sabores con aromas nuevos.