Hortus conclusus

“Hortus Conclusus soror mea sponsa, hortus conclusus, fons signatus.”

“Eres huerta cerrada, hermana y novia mía, jardín cerrado, fuente sellada.”

El grupo vocal In Hora Sexta e Intratempo, trío de flautas de pico, se dan la mano en este programa para invitarnos a un paseo por un jardín de delicias sembrado con obras vocales, todas grandes y pequeñas joyas que brotaron desde la edad media hasta el siglo veinte.

Estructurado en cinco bloques simétricos, el programa recrea la arquitectura geométrica del típico jardín vallado medieval. Cada una de las piezas vocales del renacimiento, cuyos títulos nos evocan el olor de las rosas, lirios, violetas y narcisos, está enmarcada por pequeñas y deliciosas “chansons” y motetes a tres voces del repertorio temprano, interpretadas con flautas de pico renacentistas de diferentes registros. Cierra cada bloque una de las cinco “Flower Songs” de Benjamin Britten.

En este jardín cerrado, un lugar de paz y quietud, de cada “bancal” emana un ambiente. Unas veces nos lleva a la meditación y la contemplación de la naturaleza, otras a la alegría de los juegos amorosos, y otras a un estado de reflexión profunda.

Obras vocales de Rodrigo de Ceballos, Clemens non Papa, Josquin Desprez, Palestrina y Benjamin Britten, rodeadas por versiones instrumentales de motetes y chansons que abarcan el período desde el siglo XIII hasta mitad del siglo XVI. Entre éstas últimas encontramos piezas del Monasterio de Montpellier, del Ars Nova medieval de Machaut, de la escuela Borgoñona del primer renacimiento de Dufay, Brassart y Dunstable, de la transición al renacimiento de Johannes Ciconia y del repertorio renacentista consolidado de mediados del siglo XVI de Thomas Crequillon y Josquin Desprez.

El trío de flautas Intratempo está formado por Trudy Grimbergen, Anna Margules y Daniel Bernaza y toca con copias de flautas, según Schnitzer, construidas por la lutier holandesa Adriana Breukink.

Estas flautas tienen el típico aspecto de la flauta renacentista: cuerpo sencillo y casi cilíndrico con pocos o ningún adorno. En cuanto al sonido, la flauta renacentista se distingue de su versión más conocida hoy en día, la barroca, por un sonido claro, abierto y directo, y con graves bastante potentes.

Un comentario

  1. Pingback: XXIX Festival de Música Antigua y Sacra Ciudad de Getafe – IN HORA SEXTA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *